Las ciudades medievales crecieron en torno a los grandes templos cristianos, las catedrales góticas. Construidas de acuerdo con un complejo simbolismo, las catedrales eran lugares de culto, sedes judiciales e incluso centros de diversión. Cuando alguien entraba por primera vez en una...

Leer más