India PakistanIndia y Pakistán llevan siete décadas enfrascados en un conflicto que es consecuencia del proceso de descolonización británica y del posterior nacimiento de los dos Estados independientes. La disputa está centrada en la región de Cachemira, el lugar más peligroso del mundo según lo dicho por el expresidente Clinton. Allí hay religiones enfrentadas, nacionalismos y odios extremos, limpiezas étnicas pasadas y en proyecto, tanto en una dirección como en la contraria. Cachemira pertenece, en parte, a la India, pero los pakistaníes reclaman el territorio como propio, argumentando que la población es musulmana en su mayoría. Una disputa que ha originado desde que la India se independizara, tres guerras: 1947, 1965, y 1999

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, el Reino Unido reconoció la independencia de sus colonias en el territorio indio. Los musulmanes optaron por formar un estado separado, Pakistán, con un gobierno islámico. Sin embargo, este país está muy estrechamente vinculado en un sentido histórico, social y geográfico con la India, por lo cual la separación, además de dejar secuelas, complicó con mucho el trazado de la frontera. Consecuencia de ello fue que desde la Guerra Fría haya venido existiendo un fundado temor a que una escaramuza degenerase en una guerra abierta entre las potencias nucleares sin que ninguna de las dos supiese muy bien cómo se había llegado hasta ese punto de no retorno.

La actual escalada empezó el 14 de febrero, cuando un terrorista suicida proveniente de Pakistán mató a cuarenta y cuatro militares en Jammu, Cachemira, la parte de la región administrada por India y la relación entre estos dos países provistos de armamento nuclear se ha venido a inflamar en el peor momento internacional.

El temor a un estallido nuclear lo expresaba el  analista Darius Shahtahmasebi en una entrevista a RT:

 “El conflicto no es menor y puede desencadenar una guerra a gran escala que involucraría a China, Arabia Saudita y Estados Unidos. ¿Qué esperaban que pasara? Son bien conscientes del derecho de Pakistán a defender su territorio. ¿Qué espera ganar India? «.

Ciertamente, las posibilidades de que la situación se arregle no son buenas, ni a corto ni a medio plazo. Solo la vigilancia constante de la comunidad internacional a través de la ONU y de los llamamientos a la calma por parte de los poderosos aliados con que cuenta cada parte: India con Estados Unidos y Pakistán con un apoyo cada vez más claro de China, podrían suavizar el conflicto.