el profesor
“Una hermosa mañana de octubre siguió a la noche brumosa que había sido testigo de mi llegada a Crimsworth Hall. Me levanté temprano y paseé por el extenso prado ajardinado que rodeaba la casa. El sol otoñal se elevaba sobre colinas de …shire, iluminando una amena campiña…”

 

 El Profesor  de Charlotte Brontë es la historia del joven William Crimsworth quien su voluntad de independencia le hace despreciar la tiránica protección de sus parientes y embarcar hacia Bruselas donde consigue una plaza como profesor de inglés en un internado. Allí debe de elegir entre las atenciones de la brillante y astuta directora y la tímida admiración de una joven huérfana que, como él, lucha por superarse y salir de la pobreza. La ética del trabajo articula el ideario de la novela pero, al mismo tiempo, destaca en ella el solitario y doloroso empeño por conserva la fidelidad a los propios principio en un mundo regido por el disimulo, la vigilancia y la afectación.

 El Profesor fue escrita por Charlotte Brontë entre 1845 y 1846, antes incluso que su famosa Jane Eyre sin embargo, no sería publicada hasta después de su muerte. Los editores habián rechaza en varios ocasiones a Brontë su manuscrito por su brevedad, su realismo pero sobre todo por el carácter de sus personajes cuyo destino contradecía los patrones de la novela victoriana, todo era “demasiado real”, en la historia del joven William Crimsworth.

 

CHARLOTTE BRONTË  nació en Thornton, Yorkshire, Gran Bretaña, hija de Patrick Brontë, clérigo de origen irlandés, y de María Branwell. Tenía cinco hermanos: Emily, Anne, María, Elizabeth y Branwell. En 1820, su padre fue nombrado rector del hoy famoso Haworth, un pueblo de los páramos de Yorkshire, donde la familia se trasladó a vivir y los hermanos comenzaron a crear su fantástico mundo, escribiendo las historias de los reinos imaginarios de Angria, de Charlotte y Branwell, y Gondal, propiedad de Emily y Anne. De las crónicas de Angria se conservan muchos cuadernos, pero de Gondal ninguno.

La madre de Charlotte murió el 21 de septiembre de 1821 y, en agosto de 1824, Charlotte y Emily fueron enviadas con sus hermanas mayores, María y Elizabeth, al colegio de Clergy Daughters, en Cowan Bridge (Lancashire), donde cayeron enfermas de tuberculosis. En este colegio se inspiró Charlotte Brönte para describir el siniestro colegio Lowood que aparece en su novela Jane Eyre. María y Elizabeth volvieron enfermas a Haworth y murieron de tuberculosis en 1825. Por este motivo y por las pésimas condiciones del colegio, la familia sacó a Charlotte y a Emily del internado.

En 1842 Charlotte y Emily ingresaron en un internado privado de Bruselas, pero al morir su tía se vieron obligadas a volver. Emily se quedó como administradora de la casa y Anne se puso a trabajar como institutriz con una familia cerca de York, en la que entró a trabajar su hermano como profesor particular de música. Las experiencias que Charlotte vivió en Bruselas le sirvieron a su regreso para plasmar la soledad, la nostalgia y el aislamiento en muchas de sus novelas.